Ir al contenido principal

Entradas

Destacado

Hip-hop en Ayotzinapa

Desde la noche del 26 de septiembre de 2014, en la casa duermo con las puertas abiertas pensando que mi hijo va a regresar en cualquier momento. Mi nombre es María de Jesús Tlatempa Bello. Madre de José Eduardo Bartolo Tlatempa, lamentablemente uno de los desaparecidos de los cuarenta y tres. Soy originaria de Tixtla de Guerrero. Cuando mi hijo terminó la escuela de bachilleres, no pude estar en su graduación. Ese día recibí mi primera quimioterapia. Viajaba sola a Acapulco cada ocho días y me quedaba en un albergue. Sola. No me querían recibir. No tenemos recurso, no contamos con dinero. “¿Pero qué vas a estudiar?”, le dije a mi niño. Me angustié. Antes de quedarse en la normal, mi niño bailaba break dance. Dice que bailando se olvidan los problemas. Ya no pude respaldar a mi niño para darle una mejor educación. En el 2014 me lo desaparecieron. Meses después de que detectaron el cáncer. Fue en febrero. Me hicieron muchos estudios. Me sentía muy cansada. Aminoré mi trabajo. Ya no trabajab…

Últimas entradas

Imagen

La escritura de la violencia en los cuerpos de Ayotzinapa

Imagen

CompArte zapatista, apuntes para una Nueva Novela de la Tierra